Iglesia de San Francisco

Es el ejemplo más representativo, tanto por su importancia histórica como por su belleza y arquitectura del siglo 16. Ubicada en el Centro histórico de Quito, exhibe en su altar principal la escultura original de la Virgen de Quito, elaborada por Bernardo de Legarda, cuya gigantesca réplica se observa en la loma del Panecillo. Se  forjó a lo largo de 150 años a través de diversos estilos que mezclaron sus formas para dar nacimiento a una joya de la arquitectura americana.

Comenzó a construirse alrededor de 1550 y fue fundado el 6 de diciembre de ese mismo año como San Francisco de Quito por Sebastián de Benalcázar.

Posee 6 claustros principales y otros secundarios, 3 templos y 7 patios que albergan una impresionante colección arquitectónica y artística, aquí también fue el nacimiento de la “Escuela Quiteña” de artistas mestizos de la Colonia.

Con el apoyo de la congregación franciscana europea, los clérigos belgas fray Jodoco Ricke y fray Pedro Gosseal, quienes llegaron a la ciudad dos años después de su fundación, lograron adquirir unos terrenos al costado oeste de la plaza principal.

Grabado de construcción de la iglesia de San Francisco

¿Qué se supone que estaba en la iglesia de San Francisco a nivel de la cosmología Inca?

Muchos creen que antes era el Palacio de Atahualpa, sin embargo ahí se encontraba el Tocricoc (El Tucuy Ricoc o Tocricoc) que fue el supervisor imperial (el que todo ve), es decir fue un veedor, pesquisador, visitador, juez de comisión, carecía de poder militar, pero en caso de necesidad ejercía la función de gobierno quitando y poniendo a los curacas.

Atahualpa

Tocoricoc

¿Qué representa San Francisco de Asís en la iglesia católica?

Es el patrono de los ecologistas, esta relacionado con la agricultura y la meteorología,  realizó un canto a las criaturas, especialmente al hermano Sol y la hermana luna

       

¿Cómo se e llamaba a la plaza de San Francisco a nivel precolombino?

Amaru Cancha que significa el templo del rayo.

Catequil, Dios del Rayo y Oráculo. Esta deidad aparece en los datos captados por los evangelizadores de lo orden de los agustinos.

Su centro ceremonial queda en Santiago de Chuco en las faldas del Cerro Icchal. Descubierto por el arqueólogo canadiense John Topic y su esposa en 1987, siguiendo al cronista español Juan de Betanzos, que relata cómo el Inca Atahualpa hizo quemar el templo por haberle dado trágicos augurios luego de derrotar a los esforzados wamachukos.

¿Qué se encuentra debajo de la nave central de la iglesia de San Francisco?

Existen varios mausoleos, con pasillos algo estrechos y oscuros, también cuentan que hay entradas secretas a varios túneles que conectaban a conventos

ANEXO

Verdadera Leyenda de Cantuña

Iglesia de San Fracisco

La Iglesia de San Francisco de Quito

La construcción de la iglesia y convento de San Francisco inició alrededor del año 1550, 16 años después de que los conquistadores europeos fundaran la ciudad española de Quito, y se terminó hacia 1680. Aunque la iglesia fue oficialmente inaugurado en el año 1705.

Con el apoyo de la congregación franciscana europea, los clérigos belgas fray Jodoco Ricke y fray Pedro Gosseal, quienes llegaron a la ciudad dos años después de su fundación, lograron adquirir unos terrenos al costado oeste de la plaza principal; el mismo lugar donde un día se había levantado el palacio de Atahualpa, el último gobernante Inca; además de la gran plaza de intercambio de productos o tianguis y los asientos militares de los jefes de las tropas imperiales: Calicuchima y Quisquís. Es decir, el lugar tenía un enorme significado histórico y estratégico para el pueblo indígena que los franciscanos deseaban evangelizar.

Se desconoce quiénes levantaron los planos originales del complejo, aunque la hipótesis más aceptada es que fueron enviados desde España, se ostenta la artística y severa fachada de la iglesia. Aunque también hay quienes apoyan la teoría de que fueron Ricke y Gosseal quienes hicieron todo el trabajo desde el inicio al final.

ESTILO ARQUITECTONICO

Los planos originales del templo fueron sometidos a diversos cambios a lo largo de los casi 150 años que demoró su construcción. Muchas veces estos cambios fueron “violentos y equivocados” a causa de los daños causados por terremotos y la evolución del arte y la cultura hasta alcanzar finalmente la forma casi ecléctica con la que la conocemos hoy en día; es por ello que San Francisco es uno de los monumentos de mayor importancia dentro de la arquitectura americana.

La fachada del templo refleja la presencia temprana, y por primera vez en América del Sur, de elementos manieristas, lo que lo convirtió en un punto de referencia de este estilo en el continente. La severidad renacentista y el manierismo exteriores contrastan con la decoración interna de la iglesia, en la que se mezclan el mudéjar y el barroco bañados por pan de oro para dar un esplendor inusual,

En sus tres naves, San Francisco devela retablos profusamente decorados y columnas de diversos estilos. En el coro, la decoración mudéjar, original de finales del siglo XVI, se conserva íntegra porque la nave central se vio abajo con un terremoto y fue reemplazado por un artesonado barroco en 1770.

El complejo se completa con el convento, en el que destaca la belleza arquitectónica del claustro principal, dispuesto alrededor del inmenso patio, en dos galerías superpuestas.

Leyenda de Cantuña

De acuerdo a la tradición, el indígena Cantuña corría el riesgo de ir a la cárcel porque aún no había terminado la obra que le había sido asignada y por la cual le habían pagado por adelantado: el imponente atrio de la iglesia de San Francisco; y pronto expiraría el plazo en el que debía entregarla.

Una noche, se le apareció el diablo y le ofreció terminarla en una sola jornada a cambio de su alma. El apremiado Cantuña aceptó la propuesta y a la noche siguiente, miles de afanosos diablillos trabajaron intensamente y al alba la tenían lista. Pero antes de recibirla, el astuto indígena retiró una piedra y la obra, en la práctica, quedó inclusa. Este detalle le salvó de los horrores eternos del infierno.

Aquella leyenda, contada una y mil veces a lo largo del tiempo y en todos los estratos sociales del país, demuestra en plenitud el valor arquitectónico, artístico y religioso que tiene el templo de San Francisco, arraigado desde hace centurias en la cultura popular

 

Leyenda de Cantuña por Daniel Pazmiño (animación)